'El enigma de Nanoelia' desvela el material del futuro en una jornada familiar en Los Porches del Audiorama

Este sábado, el centro comercial de La Romareda, de la mano del club Kikiriciencia, ha dado a conocer a los más pequeños la nanociencia de una forma divertida e interactiva.

Acercar la nanociencia a toda la familia. Ese ha sido el objetivo de 'El enigma de Nanoelia', una actividad divertida, familiar y lúdico-didáctica celebrada en la mañana de este sábado en Los Porches del Audiorama e impulsada por el club Kikiriciencia de Esciencia.

A las 11.30hs, un público compuesto por niños y mayores ha dado la bienvenida a Nanoelia, una joven que, con la ayuda de su amiga, una divertida científica, ha invitado a los asistentes a conocer y experimentar la nanociencia y la nanotecnología. Y, además, les ha propuesto un reto: descubrir cuál es el material del futuro.

Los más pequeños, muy atentos y, en ocasiones, con la ayuda de sus padres, se han involucrado en los experimentos propuestos por Nanoelia y su amiga para aprender las escalas, comprobar por sí mismos la fuerza de la gravedad, conocer de primera mano en qué consiste la inercia e, incluso, descubrir cuál es el color real del oro. Han aprendido la diferencia entre un microscopio óptico y uno electrónico, han jugado con material de laboratorio y, por un día, se han convertido en pequeños científicos.

Así, guiados por los distintos experimentos, han desvelado 'El enigma de Nanoelia' y han descubierto que el material del futuro no es otro que el grafeno, que, compuesto totalmente por átomos de carbono, es un buen conductor de la electricidad y muy resistente.

"Los juegos son la manera de explicar conceptos complicados de forma sencilla y accesible. Puedes hacer muchas metáforas, pues la nanociencia no es solo complicada para los niños, sino también para los mayores", ha comentado Guillermo Orduña, fundador del club Kikiriciencia de Esciencia, uno de los operadores del centro comercial de La Romareda especializado en actividades para despertar la vocación científica en niños de 5 a 12 años. Además, Orduña ha añadido: "Aquí en Los Porches siempre vienen muchos niños interesados en la ciencia. Esta actividad es una versión más familiar de la que hacemos en el club, porque en este espacio podemos recibir a más público y hacer una acción más participativa".

Sobre esta propuesta, celebrada en la plaza interior del centro comercial, el gerente de Los Porches del Audiorama, Javier Cuevas, ha destacado: "Queremos no solo organizar actividades para niños, sino también promover unos valores añadidos. Lo hacemos trabajando con los operadores, en este caso, Kikiriciencia, que nos permite acercar la materia del futuro a todos de forma coloquial y cercana".

Diversión, actividades en familia y ciencia, razones para decir aquello de #QuedamosenLosPorches.